Teatro de San Carlos

Inaugurado en 1737 bajo el encargo de Carlos III, el Teatro de San Carlos es una hermosa construcción de estilo neoclásico que compone el teatro más conocido de Nápoles y uno de los más importantes del mundo.

San Carlos comenzó sus andaduras como un pequeño teatro financiado básicamente con la recaudación de la venta de los palcos y un generoso donativo hecho por el rey. En 1816 tuvo lugar un gran incendio tras el cual se reconstruyó a lo grande, aportándole su actual aspecto neoclásico.

San Carlo de un vistazo

El Teatro de San Carlo cuenta con una planta de herradura, típica de los teatros clásicos italianos. Su decoración adquiere intensidad gracias al rojo y al dorado como colores dominantes, centrándose las miradas en el techo, un espacio cubierto por un impresionante lienzo de 500 metros cuadrados dedicado a Apolo y Minerva.

Hermoso, pero prescindible

El Teatro San Carlo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más sugerentes y suntuosos de Europa y es capaz de dejar a sus visitantes con la boca abierta, pero si no disponéis de mucho tiempo en la ciudad y tenéis que elegir, creemos que el cercano Palacio Real es una elección más interesante.

Horario

Todos los días visitas guiadas a las 10:30, 11:30, 12:30, 14:30, 15:30 y 16:30.
Las visitas se realizan en inglés y en italiano.

Precio

Adultos: 9€.
Menores de 30 y mayores de 60 años: 7€.
Menores de 10 años: 4€.

Transporte

Metro: Toledo, línea 1,
Autobús: San Carlo, líneas R2 y C25.