Palacio Real de Nápoles

Construido en el año 1600, el Palacio Real de Nápoles es un imponente edificio histórico en el que se pueden recorrer los antiguos apartamentos reales perfectamente conservados con su decoración original.

La construcción del palacio comenzó en el año 1600, pero a lo largo de los años sufrió diferentes transformaciones hasta adquirir su aspecto definitivo en 1858.

Actualmente gran parte de la superficie del palacio está dedicada a las colecciones de la Biblioteca Nacional, mientras que el ala más antigua ofrece su mejor versión como museo, mostrando la historia de los siglos XVII al XIX a través de las estancias decoradas con todo tipo de detalles.

Conociendo el palacio

El Palacio Real de Nápoles ofrece la posibilidad de transportarse a tiempos inmemoriales en los que se encontraba lleno de vida y habitado por reyes, príncipes y princesas.

Durante el recorrido es posible conocer el imponente salón del trono, imaginar los espectáculos que se representaban en el antiguo teatro, contemplar majestuosos salones con el mobiliario más lujoso y decorados con magníficas obras de arte, e incluso visitar la antigua capilla personal de la reina.

Una visita interesante

El Palacio Real de Nápoles ofrece un recorrido a través de la historia de la ciudad de un modo amable y cómodo de visitar. Se encuentra conservado a la perfección, por lo que ofrece una versión muy realista de los lujos que ostentaba la monarquía.

Horario

De jueves a martes: de 9:00 a 20:00 horas.
Miércoles cerrado.

Precio

Adultos: 6€.
Jóvenes entre 18 y 24 años: 3€.
Menores de 18 años: entrada gratuita.

Transporte

Metro: Municipio, línea 1.
Autobús: líneas 140, E6 y R2.

Lugares próximos

Teatro de San Carlos (125 m) Plaza del Plebiscito (175 m) Galería Humberto I (240 m) Castillo Nuevo (290 m) Castillo del Huevo (946 m)