Castillo del Huevo

Construido en 1128 en un islote junto a la costa de Nápoles, el Castillo del Huevo es una imponente fortificación que a lo largo de su historia ha funcionado como elemento defensivo, cárcel, residencia real y actual centro de eventos y exposiciones.

Cuenta la leyenda que Virgilio escondió un huevo mágico bajo los cimientos de la fortaleza y, que, si este llegara a romperse, la ciudad sufriría una enorme catástrofe. De esta leyenda surgió el nombre del Castillo del Huevo (Castel dell'Ovo).

El castillo de un vistazo

Actualmente el Castillo del Huevo se encuentra prácticamente vacío, pero aún es posible rememorar la antigua majestuosidad de la austera fortaleza y recorrer sus rampas y sus terrazas disfrutando de las vistas, o bien pasear por los túneles excavados en la roca por los antiguos prisioneros.

Una visita imprescindible

El Castillo del Huevo ofrece excelentes vistas de la bahía de Nápoles con el imponente Monte Vesubio como telón de fondo. La visita es gratuita y es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

Aunque no se conservan demasiados elementos originales, resulta agradable recorrer las instalaciones del castillo para viajar en el tiempo mientras se obtienen impresionantes vistas de la bahía y del Monte Vesubio desde sus terrazas.

Horario

De lunes a sábado: de 9:00 a 19:00 horas.
Domingos: de 9:00 a 13:00 horas.

Precio

Entrada gratuita.

Transporte

Metro: Municipio, línea 1.
Autobús: líneas 140, 154 y C25.

Lugares próximos

Plaza del Plebiscito (840 m) Palacio Real de Nápoles (946 m) Teatro de San Carlos (1 km) Galería Humberto I (1.2 km) Castillo Nuevo (1.2 km)