Capilla de San Severo

La Capilla de San Severo es uno de los espacios más enigmáticos y visitados de Nápoles. En su interior se puede contemplar la escultura del Cristo Velado, una de las mejores piezas escultóricas del mundo.

La Capilla de San Severo fue construida bajo el encargo de la esposa del primer Príncipe de San Severo, Adriana, tras un trágico acontecimiento en el que su hijo fue brutalmente asesinado a puñaladas por el marido de su novia.

El crimen convulsionó la ciudad por su carácter violento, ya que, tras ser cosidos a puñaladas, los amantes fueron arrojados a la calle donde fueron devorados por los animales callejeros.

En 1610 la capilla fue reformada para convertirse en el panteón familiar, pero sus hermosas y expresivas esculturas aún recuerdan su dramático origen en el dolor de una madre por la pérdida de su hijo.

La capilla de un vistazo

El centro de la capilla gira en torno a una espectacular escultura de un Cristo muerto realizado a mediados del siglo XVIII capaz de atraer todas las miradas con su carácter delicado y evocador de emociones.

La capilla cuenta con un despliegue de esculturas alegóricas como el Desengaño de Queirolo, o la Verdad velada de Corradini, una auténtica obra maestra gracias a la transparencia y realismo de sus paños de mármol.

En la cripta de la capilla se encuentra una exposición bastante peculiar en la que se pueden ver un hombre, una mujer y un feto con los órganos vitales y el sistema circulatorio a la vista. Cuenta la leyenda que para conocer en profundidad el cuerpo humano se llevaron a cabo macabros experimentos de investigación.

Interesante, pero no imprescindible

El Cristo Velado es una de las piezas maestras de la escultura a nivel mundial, por lo que la capilla recibe cada día infinidad de visitantes deseosos de comprobar con sus propios ojos la suavidad y el realismo de sus facciones.

Si bien el Cristo Velado es una escultura impresionante, creemos que la visita a la capilla no es una opción recomendable para todos los públicos, ya que es bastante pequeña y la entrada es algo cara para lo que ofrece.

Horario

De miércoles a lunes de 9:00 a 19:00 horas.
Martes cerrado.

Precio

Adultos: 7€.
Jóvenes entre 10 y 25 años: 5€.
Menores de 9 años: entrada gratuita.

Transporte

Metro: línea 1 y línea 2.
Autobús: líneas 184 y R2.